La transformación de esos refugios llamados hoteles

Hoteles… ¡Ay los hoteles! ¿A quién no le evoca una leve sensación de aventura todo lo que encierra el término ‘hotel’? Aferrado en el inconsciente colectivo como un espacio alejado de la rutina, del día a día habitual; donde aislarse del mundo, descansar y disfrutar de comodidades con tan sólo mover un dedo, los hoteles han ido acoplándose a los tiempos. Del elitismo de siglos pasados al confort de los que aportan tranquilidad, un lugar en el que refugiarse o donde dar rienda suelta al sibarita que llevamos dentro.

Patio de la Casa Palacio Santa Cruz de Mudela, de arquitectura típicamente manchega y con una antigua bodega.

Patio de la Casa Palacio Santa Cruz de Mudela, de arquitectura típicamente manchega y con una antigua bodega.

Llevamos ya algún tiempo en el que la expresión ‘escapada’ y ‘hotel’ van de la mano a transportarnos a un mundo de nuevo y desconocido. Éste puede ser un lugar urbanita o rural; tradicional o alejado del mundanal ruido; ecológico y comprometido con el medio ambiente, la gastronomía Km0 o rodeado de viñedos donde conocer de cerca el mundo del vino como el Hotel del Vino en Cariñena, una bodega de los años 60 rehabilitada. Y así recorrer España de Norte a Sur: en el Valle de Iregua, en La Rioja, por ejemplo, podemos hacer noche por 54 euros en La Casa del Cofrade, un alojamiento de piedra cuya experiencia se desarrolla al completo en torno al mundo del vino. El monasterio de San Clodio del siglo XII, ubicado en pleno corazón del Ribeiro, es hoy un hotel donde aún se respira la vida monacal de los monjes cistercienses y, posteriormente, de frailes benedictinos.

Hotel Emina en Valbuena de Duero, de ubicación, inmejorable en la cuna de algunos de los mejores vinos del mundo y rodeado de viñedos y bodegas emblemáticas.

Hotel Emina en Valbuena de Duero, de ubicación, inmejorable en la cuna de algunos de los mejores vinos del mundo y rodeado de viñedos y bodegas emblemáticas.

Encaminándonos para Castilla llegamos a Valbuena de Duero y a un hotelito rural formado por dos casas, una de ellas un edificio castellano del siglo XVIII, el Hotel Amina.

Monasterio de San Clodio del siglo XII dispone de salones, situados en los antiguos claustros para todo tipo de celebraciones.

Monasterio de San Clodio del siglo XII dispone de salones, situados en los antiguos claustros para todo tipo de celebraciones.

Para los amantes de las casas solariegas, La Casa Palacio Santa Cruz de Mudela, anclada en el siglo XVII, de arquitectura típicamente manchega y ya divisando la frontera del Sur, el Hotel Parador de Zafra se alza sobre un majestuoso castillo del siglo XV, que se erigió como residencia de los duques de Feria en su día.

Hotel del Vino en Cariñena, Aragón Ofrece disponibilidad a partir de 49 euros la noche para diferentes fechas de septiembre y octubre.

Hotel del Vino en Cariñena, Aragón Ofrece disponibilidad a partir de 49 euros la noche para diferentes fechas de septiembre y octubre.

Un viaje por las riquezas vinícolas que bien se merecen una vuelta a la realidad en el hotel Las Dunas de cinco estrellas Gran Lujo, en plena Costa del Sol. Este hotel es el inicio de algo nuevo: la propuesta del grupo Kiluva para iniciar y explotar un nuevo negocio centrado en hoteles de salud, en el que se realizarán programas de reducción de peso, depuración, anti-estrés, antiaging, y otros tratamientos para el cuidado de la salud, en un ambiente de lujo que favorece el relax y el bienestar.

Lo dicho hoteles ¡ay hoteles! para todos los gustos, aspiraciones y bolsillo…

Anuncios